Skip to content

En Las Morochas se eternizan las vivencias tradicionales

En Las Morochas se eternizan las vivencias tradicionales
Omar Bracho- Cronista de Lagunillas

La Virgen del Paraute en plena procesión

La población de Las Morochas se forma a las márgenes de una de las primeras vías construidas a lo largo de la Costa Oriental del Lago de Maracaibo durante la explosiva presencia de la masiva explotación inicial de la industria petrolera en el Zulia.

El tendido vial penetro kilómetros de espeso monte de tierra pantanosa y salvaje en la idea de comunicar a Cabimas con Lagunillas y Bachaquero, sitios de asiento de las compañías autorizadas para la búsqueda y explotación del petróleo ubicado en esta región. 

Se levantaron viviendas sobre horconaduras enterrados muy profundo en la tierra pantanosa, en ambos lados de la pica, frente a la orilla del Lago y avanzando hacia el oeste de la franja de playa fueron creciendo viviendas rústicas que alojaron familias emigradas de Tasajeras, Lagunillas de Agua, de Bachaquero y algunas del Sur del Lago en la búsqueda de nuevos horizontes, de mejores oportunidades.

El estilo de viviendas que se levantaron en Las Morochas, en muchos de sus aspectos es semejante al de las construcciones del viejo Oeste norteamericano. Aún se puede admirar la fisonomía, fuera de moda, de la casa con dos pisos ubicada en la calle Central, con sus paredes y puertas tableadas y el contorno del piso superior rodeado de un barandal hermoso, moldeado con los más llamativos dibujos.

La superficie ocupada era parte de un extenso fundo que fue conocido como el fundo Las Morochas, nominado así por la existencia de dos lindas gemelas, hijas  del rico propietario de esas tierras.

El nombre se traslada al pequeño poblado que, poco a poco, se  transformó en una de las zonas del este zuliano con mayor concentración de empresas comerciales y de servicio a la industria petrolera.

El suministro de alimentos y mercancías llegaba a Las Morochas a una especie de muelle rudimentario que las mismas petroleras promotoras de la vía construyeron para movilizar materiales de un campamento hacia el otro, entre Cabimas y Mene Grande.

En Canoas y Piraguas llegaban comerciantes de Maracaibo del Sur del Lago y de los cercanos vecindarios de Bachaquero, Lagunillas de Agua y Tasajeras con cargas de alimentos, utensilios de trabajo y artículos domésticos que adquirían los lugareños.

Los ocupantes de la nueva población comenzaron a ver el nacimiento de una amplia faja empresarial que hoy define la principal actividad de ese caserío, cuando la empresa petrolera norteamericana Venezuela Gulf Oil, conocida después como la Mene Grande Oil Co. puso en actividad una planta eléctrica con capacidad para generar 15 mil kilovatios para alimentar motrices de las numerosas instalaciones petroleras en el área de influencia y otros equipos que la empresa comenzaba a desarrollar en el área de Lagunillas.

La compañía Shell de Venezuela, en un violento programa de expansión en el primer Distrito petrolero del país que era Lagunillas, adquirió en el año 1954 el 60 por ciento de esa planta eléctrica, bautizada con el nombre de Las Morochas.

 Al año siguiente se inició un programa de ampliación, en esa instalación que aumentó toda la capacidad de generación de energía en 30 mil KW para  una  fuerza total de 45 mil KW.

En el contorno de apariencia rural, casi virginal, de una gran extensión del territorio morochero, con su fisonomía salvaje rota por el ruido  ensordecedor que causaban los potentes motores y la ruda maquinaria petrolera de aquellos tiempos, un osado tejano, de nombre Joe Dock Morton, aventado a este país por el ciclón de la aventura petrolera, a la cual se incorporó como técnico de la empresa Lago Petroleum Company, se arriesgó en la perforación de un pozo y pudo alcanzar en lo más profundo, un manantial de agua con una extraordinaria pureza.

Esa rica fuente de agua dulce y pura permitió la construcción de un acueducto privado, Los Morton, que contribuyó a disparar la evolución poblacional morochera y dio paso acelerado a una larga sucesión de promisoras empresas de servicios a la industria petrolera, contratistas y de comercio que han sido factores principales del progreso en este Municipio.

La primera de estas empresas de servicio fue la Schlumberger, cuya presencia, equipo e instalaciones de sofisticada apariencia para mediciones y registros eléctricos en control de las operaciones de perforación originaron gran asombro entre la población limitada que ocupaba el adolescente caserío.

En la actualidad el veterano acueducto de Los Morton, es administrado  por los sucesores del fallecido Joe Dick Morton, rudo tejano que amoldó recia personalidad al comportamiento natural de los locales y funciona en servicio de viviendas familiares y de varias empresas como una reliquia legada desde el salvaje comienzo de nuestra evolución a la generación del auge y el progreso actual.

La evolución de Las Morochas avanzó con firmeza y una importante empresa industrial de refrescos, la organización Pepsi Cola, escogió esta zona para instalar una embotelladora que dio un nuevo aliento al crecimiento económico de la comarca con la sucesión del establecimiento de la Brawn and Rooth, el varadero y atracadero de Terminales Maracaibo, la empresa contratista Zaramela y Pavan,  (Z & P) que en el tiempo y con su indetenible avance se ha constituido, además de una fuerza generadora de empleo, en columna de evidente respaldo y contribución al camino de evolución urbanística  y en la fuerza de beneficio social de toda la región del municipio Lagunillas.

También Augusto Báez, el desaparecido humanitario y sensible “Negro” Báez, expuso su comodidad y sus ahorros de toda una vida de trabajo honesto y duro para establecer, con el respaldo de sus hermanos Elías y Duval y el apoyo moral de toda la familia la empresa Naviera Lanchas Zulianas.

El comienzo partió de una modesta oficina y varias lanchas alojadas en el varadero de Terminales Maracaibo en la parte este de Las Morochas.

El interesante cometido empresarial resultó un camino tortuoso, cuajado de vaivenes, problemas, accidentes y oposiciones escondidas que ni por serias o sucesivas pudieron quebrar el poderoso empeño de los decididos hermanos Báez y Lanchas Zulianas que han logrado alcanzar desde aquellas humildes condiciones una posición firme dentro del contexto empresarial de Lagunillas.

 La muy larga presencia de Lanchas Zulianas en la regia comunidad  morochera, ha significado una constante de beneficios y auxilio para las humildes familias de ese natural vecindario lagunillense, en especial durante la época de Navidad y año nuevo, cuando los ejecutivos de la empresa  practican con religiosa regularidad el reparto de bolsas con alimentos y paquetes con juguetes a diferentes y humildes familias del área.

Otras importantes empresas enclavadas en Las Morochas son Loffland Brothers, Compeca, Cadeco, Hallibourton, Flags Instalaciones, Cobsa, Terminales Maracaibo, Muelles y Servicios, Materiales Batista, etc. y otros pequeños comercios que engloban una importante potencialidad de movimiento económico y de empleo.

El viejo vecindario de playa dejó atrás su serena y fresca movilidad, abandonó su generoso comportamiento familiar de una muy profunda tranquilidad para transitar la agitada vía de la conflagración laboral y el ámbito ensordecedor de los poblados industrializados y aún sostiene con una fuerza extraña trasmitida de generación a generación la constante de las tradiciones religiosas y de las sanas costumbres de sus antecesores sin que hayan podido escapar, por supuesto, a la intromisión insolente de los inadaptados, bochincheros y buscapleitos que perturban con sus actos groseros el desarrollo de todas esas actividades comunes de la apacible y alegre colectividad.

El anciano dispensario que absorbió tanta actividad  en función de la salud, el viejo matadero que por mucho tiempo suministró la carne animal a distintos poblados de la región oriental zuliana, el  querido  comedor popular que alimento a tanta gente a ínfimos costos, la escuela Andrés Bello del querido y admirado sacerdote José Ignacio Olivares y la exuberante y extensa zona de manglares poblados por hermosas aves y millares de especies han desaparecido y poco a poco reducidas en la recorrido del tiempo como víctimas del homicidio involuntario de quienes permanecen ajenos al valor de la  tradición y a la riqueza de nuestros más bellos y vitales recursos ambientales.

Las Morochas es habitada por una población mayoritariamente católica que vuelca toda su fe religiosa en la veneración a la santísima Virgen de Nuestra Señora del Rosario del Paraute, compartida de manera entusiasta con el seguimiento a San Benito de Palermo y en las celebraciones de la Semana Santa y la adoración a la Santa Cruz de Mayo.

La cultura de la Gaita, en sus alegres manifestaciones, la afición a las buenas artes y oficios, la práctica de los deportes difundidos en nuestro país y el seguimiento de las nobles tradiciones ancestrales son en definitiva identificaciones costumbristas perennes en el comportamiento vecinal de la cálida  trayectoria morochera.

El 21 de julio de 1997, se llenó con la gracia celestial  y la influencia infinita de bondad y divina protección con la santa presencia de la inmaculada Patrona del Zulia, Nuestra Señora la Virgen de la Chiquinquirá en su visita a la gloriosa parroquia Rosariana del municipio Lagunillas, en donde ocupó sitio privilegiado en el santuario histórico de Las Morochas, al lado de la sacra imagen patronal de toda la Costa Oriental del Lago, la Virgen del Rosario del Paraute, guía y protectora de esta región desde su milagrosa revelación en el caserío palafítico aborigen de Pueblo Viejo ocurrido el 28 de octubre  del año 1651.

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: